Cabudare y su Gastronomía

Con más de 30 años de trayectoria, la buena mesa expresada en la gastronomía criolla e internacional, convierten a tres restaurantes de Cabudare en tres opciones de la ciudad.



Ciudad dormitorio, ciudad de los techos rojos pero también ciudad de tradición gastronómica. En las últimas tres décadas, la capital del municipio palavecino ha dejado de ser una extensión de la zona metropolitana de Barquisimeto para convertirse en un poblado con características, cultura y ritmo propio.



El crecimiento urbano se ha visto acompañado y reflejado en la evolución de muchos locales comerciales, en especial, de los restaurantes que abrieron sus puertas cuando los caminos aún eran de tierra y los sembradíos de caña de azúcar ocupaban hectáreas donde hoy yacen grandes complejos residenciales o centros comerciales.




En muchos de estos comedores, los vestigios de la Cabudare rural y los inicios humildes de quienes se atrevieron a apostar en un territorio que nadie imaginó sería la tercera ciudad más importante de la entidad (después de Barquisimeto y Carora), aún se mantienen presentes en fotos que cuelgan de las paredes o en la apariencia ochentona de sus avisos.




Otros han modernizado su estructura, pero el rastro de antaño se percibe en la fama y sazón que los han convertido en puntos de referencia y tradición para los cabudareños.




No es de extrañar, que cuando se habla de buen comer a visitantes y residentes del municipio, Comida Criolla La Carmelita, Bar-Restaurant La Gaviota o Restaurant Pollo en Brasas El Jardín, figuren entre las recomendaciones, ejemplo de la actitud ‘echada pa' lante' de los guaros, y de los inmigrantes que llegaron a esta tierra en busca de oportunidades. Sus menús rinden honor a la comida criolla, al gusto larense por el pollo a la brasa y a la cocina internacional, complaciendo a un paladar colectivo multisápido que responde a nuestro mestizaje.




Festín criollo Con orgullo



 Edith del Carmen González Vásquez muestra el pequeño caldero con el que comenzó en 1981 su negocio de venta de empanadas en su casa rural construida con láminas de zinc y bahareque. No recuerda el día exacto en que nació Comida Criolla La Carmelita nombre que hace referencia a cómo la llaman los comensales , pero sí la necesidad que ameritó ‘el rebusque' que luego se convirtió en emprendimiento. "Mi esposo trabajó por mucho tiempo en obras públicas. Lo jubilaron sin entregarle el dinero por los años de servicio y, aunque vendía ropas y sábanas, con seis hijos la situación se nos puso difícil. Empecé a cocinar el almuerzo a unos señores de un taller que quedaba cerca de la casa. Lo que sobraba, lo guardaba al otro día para hacer empanadas", cuenta la devota de Santa Bárbara, quien entregaba la comida para llevar en la bolsita de la harina que usaba para hacer sus empanadas. 

 El boca a boca de los comensales fue su mejor publicidad, y la fe, la constancia y responsabilidad, sus ingredientes secretos. Cuando finalmente en 1984 su esposo recibió el pago de la jubilación, construyeron un local que fue creciendo con el tiempo hasta lo que es hoy, una estructura de dos pisos con capacidad para más de 100 comensales. El pequeño caldero fue sustituido por seis grandes donde puede freír, en cada uno, más de 15 empanadas simultáneamente. Ahora son sus hijos quienes están al frente del negocio, pero ella sigue resguardando la sazón en la cocina. 

 El menú lo componen más de 50 platos criollos, donde destacan sus famosas empanadas (rellenas con queso, caraota, carne, cazón o pabellón) y creaciones de los mismos clientes que se han popularizado en el tiempo, como el Bateo Corrido (un pequeño pabellón criollo pero sin arroz), o el San Benito (mezcla de revoltijo de huevo y carne mechada), que puede acompañar con una variedad de batidos de frutas, de martes a domingo desde las 6:00 de la mañana hasta las 3:00 de la tarde. 

 Coordenadas Comida Criolla La Carmelita. Avenida Santa Bárbara entre calle La Cruz y calle Guillermo Alvizu. Telf.: 0251- 935.0801


Familiaridad y romanticismo



 El pollo a las brasa y su menú internacional, han hecho de La Gaviota Restaurant and Grill una de las alternativas gastronómicas más ilustres de Cabudare. Abrió sus puertas en 1981 y a pesar de que ha cambiado tres veces de propietario (todos inmigrantes portugueses), la sazón y calidad del menú que hizo famoso al local se mantienen. "Comenzó como un restaurante especializado en pollo a la brasa, y ese sigue siendo el fuerte, pero también incluimos hace unos años la marisquería y potenciamos el menú con comida gourmet", detalla el gerente Danilo Rodríguez Ferreira, sobre una variada carta integrada por más de 300 platos. 

 Tiene dos ambientes, uno familiar, iluminado y de corte sobrio, donde padres e hijos pueden deleitarse con uno de los diferentes combos de pollo, con ensalada rallada, arepas de crema y queso, tostones o yucas, según la selección; o con platos más cosmopolitas como la canoa de mariscos, el lomito a la griega, la pasta tailandesa, filet Alaska o camarones crispi, que se pueden disfrutar todos los días de 11:30 de la mañana hasta la medianoche. El segundo espacio es el área del bar, inaugurado hace tres años, donde una gran barra de madera y una tenue iluminación brindan más intimidad. Allí se hace la magia, según Rodríguez: "Tenemos un servicio de mesa para dos. Si el cliente quiere celebrar una ocasión especial con su pareja o simplemente disfrutar de una velada especial, hace la reservación y nos indica cuál es el menú que desea, con qué bebida y música acompañará la cena, si quiere rosas o velas, y demás detalles para agregar". 

 Para finales de este año, esperan tener lista una gran remodelación, que implicará un cambio en la decoración y distribución del espacio, al incluir en el área familiar del restaurante un self service. 


Coordenadas La Gaviota Restaurant and Grill. Avenida Libertador, cruce con calle La Cruz. Edificio La Gaviota, planta baja.



Estrella al carbón Pollo en Brasas 



El Jardín es un sitio tan insigne en Cabudare, que cuando Rogelio Castro asumió su presidencia, mantuvo el nombre con el que abrió sus puertas hace 32 años. A diferencia de sus contemporáneos, en su infraestructura queda poco rastro del local de los años ochenta. La primera remodelación la realizaron hace ocho años y a finales de 2012 iniciaron la segunda. En mayo de 2013, estrenaron no sólo fachada, decoración y mobiliario, sino también un menú que además del famoso pollo a la brasa, agregó cortes nacionales e internacionales de solomo, punta o T-bone Steak (filete con hueso a la parrilla); y marisquería, siendo la parrilla y la paella, dos de los platos más solicitados. 

 Otro servicio que elevó la categoría del restaurante, fue la inclusión de una barra-bar con servicio de licores nacionales e internacionales, además de una variada carta de vinos chilenos, argentinos, portugueses y españoles. Tiene estacionamiento para 36 vehículos y abren todos los días, de 12:00 del mediodía a 12:00 de la noche. 

 Coordenadas Pollo en Brasas El Jardín. Avenida Libertador con calle Simón Planas. A 50 metros de la Plaza Bolívar. Telf: 0251-263.1560.

Fuente: Estampas.com
Compartir en Google Plus

About Tu Cabudare

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Y tu.. ¿Que opinas?